La temporada de recolección y consumo de las calabazas se produce de abril a noviembre, sin embargo, su mejor época es justo después de su cosecha, al final del otoño.

Se trata de un fruto que nos recuerda al invierno por ser muy dulces y combinan perfectamente con sabores como el de la almendra, la canela, la castaña o el jengibre.

Además, os damos un pequeño truco para los amantes de estas plantas trepadoras. Si las partís por la mitad y asáis al horno, podéis congelarlas (e incluso congelarlas en puré) y así consumirlas siempre que queráis.

Pues bien, como a nosotros nos encantan las frutas de color naranja, aprovechamos para compartir una receta riquísima de bizcocho de calabaza.

Ingredientes:

  • 300g de Harina
  • 250g de Azúcar
  • 4 Huevos
  • 125ml de Aceite
  • 16g de Levadura
  • 1/4 cucharita de Sal
  • 1/4 cucharita de Canela
  • 400g de Calabaza Asada
  • Ralladura de Naranja (al gusto)

Antes de nada, necesitamos precalentar  el horno a una temperatura de 180º y preparar un molde con papel vegetal  o un poco de mantequilla.

Para la masa, batimos los huevos junto con el azúcar y añadimos el aceite. Trituramos la carne de calabaza hasta hacerla puré e incorporamos a la mezcla. Batiremos  todo y añadimos la harina tamizada, la sal, la ralladura de naranja y un poco de canela hasta que desaparezca cualquier grumo.

Vertemos la masa en el molde previamente engrasado y horneamos unos 40 minutos aproximadamente.

Una vez cocinado el bizcocho, lo dejamos enfriar unos 10 minutos, y listo.